1 de cada 3 embarazadas con covid-19 no lograron el acceso a cuidados intensivos

Una investigación colaborativa de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) sobre mortalidad materna y COVID-19, reveló que una de cada tres embarazadas con COVID-19 que debió acceder a una unidad de cuidados intensivos no lo consiguió en los dos primeros años de la pandemia.

El estudio fue realizado por el Centro Latinoamericano de Perinatología, Salud de la Mujer y Reproductiva (CLAP) de la OPS, es el mayor hasta el momento a nivel mundial con una base de 447 embarazadas de Bolivia, Colombia, Costa Rica, Honduras, Ecuador, Paraguay, Perú y República Dominicana

La investigación enfatiza “la importancia de sumar esfuerzos para aumentar la concienciación sobre la detección temprana de la gravedad de Covid-19 en la población de embarazadas de la región y asesorar con evidencia las políticas públicas para protegerlas”, afirmó la directora del CLAP, Suzanne Serruya.  

El estudio publicado en el Lancet Regional Health – Américas, constató que el 35 % de las embarazadas que fallecieron por causas asociadas al covid-19 no fueron ingresadas a cuidados intensivos. La edad materna media era de 31 años y alrededor de la mitad de las que murieron tenían obesidad. 

El 86,4% de las mujeres estudiadas se infectaron antes del parto, y la mayoría de los casos (60,3%) se detectaron en el tercer trimestre del embarazo. En la primera consulta y la admisión, los síntomas más frecuentes fueron disnea (73%), fiebre (69%), y tos (59%). Asimismo, se reportaron disfunciones orgánicas (fallas en los órganos)  en 90,4% de las mujeres durante la admisión, y el 64,8% fueron ingresadas a cuidados críticos donde permanecieron en promedio durante ocho días. 

En la mayoría de los casos la muerte ocurrió durante el puerperio, es decir, durante las seis semanas posteriores al parto, con una media de siete días entre el parto y el deces por parto prematuro fue una de las causas de las muertes (76,9%) y 59,9% de los niños tuvo bajo peso al nacer.

Los autores resaltan la importancia de priorizar a las embarazadas para recibir la vacuna contra el covid-19 al tratarse de grupo de riesgo. 

La OPS monitorea el impacto de la COVID-19 en embarazadas desde el inicio de la pandemia. Según datos obtenidos de 24 países en 2021, en comparación con los notificados en 2020, se registró un aumento tanto en el número de casos como en las defunciones entre las embarazadas positivas al virus SARS-CoV-2. 

Varios factores pueden explicar estos incrementos, como las debilidades y fortalezas de los sistemas de vigilancia y sus estrategias, la inmunización y disponibilidad de vacunas para las embarazadas, la saturación de los servicios y las barreras en el acceso a cuidados especiales. 

No te pierdas una noticia, suscribete gratis para recibir DiarioSalud en tu correo, siguenos en Facebook, Instagram, Twitter, Linkedln, telegram y Youtube

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad