Medioambiente e incontinencia: ¿qué relación guardan?

La incontinencia urinaria y fecal, una enfermedad todavía estigmatizada, genera anualmente toneladas de productos desechables en forma de toallitas, compresas y pañales, aunque se plantean formas de paliarlo, como prendas íntimas especializadas de mujer y hombre.

La producción de prendas sostenibles para el medioambiente que, además de abaratar costes, permitan reducir el consumo de productos desechables, es uno de los objetivos establecidos en la Semana Mundial de la Continencia, una iniciativa que tiene como finalidad concienciar sobre afecciones relacionadas con la vejiga, el intestino o el dolor pélvico crónico.

Una gran mayoría de ropa intima interior está compuesta de un 90% de algodón y bambú, la cual posee una estructura multicapa capaz de retener el fluido al mismo tiempo que garantiza la sequedad de la zona, pudiendo así reemplazar el uso de los pañales en pacientes de incontinencia urinaria, mayoritariamente mujeres.

Este es el caso de la prenda íntima femenina diseñada para la incontinencia urinaria de esfuerzo por las empresas “Goher textil Calella” y “Fitex”, con la colaboración de la Fundación Puigvert. El diseño de esta braga intenta normalizar esta patología facilitando a las mujeres afectadas, la oportunidad de vivir su día a día sin depender de las fastidiosas compresas de incontinencia urinaria.

A pesar de que el producto esté dirigido al público femenino, ya se plantean prototipos de prendas para hombres con la misma tecnología.

Equilibrio entre el medioambiente y la innovación en higiene íntima

La Fundación Puigvert, institución sanitaria especializada en Urología, estima que alrededor del 25% de las personas mayores de 65 años sufren incontinencia, por lo que el consumo de pañales de adultos en estos casos se torna en una necesidad a la vez que repercute en el medioambiente.

Según la Fundación Fórum Ambiental, en países como España y durante 2021, los productos textiles sanitarios (pañales, compresas, toallitas) representaron el 15% de los desechos en la basura.

A este dato se añade que la descomposición de estos materiales higiénicos puede prolongarse hasta en 300 años en nuestro medioambiente, tal y como calculan los expertos de esta entidad.

Por lo que la reducción del consumo de productos biosanitarios que deriva de esta innovación en higiene íntima, es una pieza clave para el futuro medioambiental.

EFE Salud

No te pierdas una noticia, suscribete gratis para recibir DiarioSalud en tu correo, siguenos en Facebook, Instagram, Twitter, Linkedln, telegram y Youtube

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad