Afectaciones de la vida diaria por causa de la maloclusión

Por: Dra. Beatriz Adriana Villanueva Collins. Ortodoncia/Ortopedia Maxilofacial

De pronto, en una mañana como todas, nos damos cuenta de que nuestros dientes no se encuentran en línea y que en nuestra sonrisa se muestran uno o más dientes en posición incorrecta. Esto podría parecer que sucedió de pronto. En la mayoría de los casos, ocurre cuando entramos en la edad en la que nos empieza a preocupar vernos bien, y en ese momento queremos estén bien, por lo que comenzamos a sentir la incomodidad para reírnos, para hablar, y hasta mirarnos a nosotros mismos, es algo que nos incomoda enormemente, y lo único que queremos es que se arreglen ya. En ese momento, desearíamos tener la solución lo más pronto posible.

Cuando eso ocurre y dependiendo de la edad, empezamos a pedir a nuestros padres buscar el camino para arreglarlo ya, o vamos por cuenta propia, hacemos nuestra primer cita con el Ortodoncista, Odontólogo especialista en Ortodoncia, que es el camino indicado para solucionar los problemas de maloclusión.

Como pacientes, nuestra atención al problema es en mayor porcentaje la preocupación por la estética. Al llegar a nuestra primer cita, a la primer revisión, nos vamos enterando que hay más repercusiones como causa de la mal posición dental, por ejemplo, si se nos encontró que tenemos gingivitis, los dientes con apiñamiento dificultan el acceso a las zonas muy pequeñas y cercanas a la encía. En este caso, el cepillo dental no alcanza a acceder en esos espacios tan pequeños, ocasionando se acumulen restos de alimento en esos espacios y se genere el proceso de placa dento bacteriana y sarro, provocando enfermedad en las encías, gingivitis o periodontitis.

Otro de los problemas que podemos tener como resultado de mal posición dental es la masticación. En problemas de maloclusión, no podemos triturar los alimentos correctamente, y eso nos ocasiona problemas de digestión, por no poder triturar antes de la deglución. A estos se suman: dolores de articulación temporo-mandibular, dolores de cabeza, dolores de cuello, y dolores musculares faciales, aunados a la tensión muscular generada por la mordida incorrecta. La importancia de tener una mordida correcta es grande, todos estos problemas generados por la mal oclusión, repercuten. 

No te pierdas una noticia, suscribete gratis para recibir DiarioSalud en tu correo, siguenos en Facebook, Instagram, Twitter, Linkedln, telegram y Youtube

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad